Con el fin de reconocer y visibilizar aquellas iniciativas que avanzan hacia la mejora continua de la calidad de vida de las personas que requieren apoyos, Fundación Pilares para la Autonomía Personal convoca de forma bienal los Premios Fundación Pilares a las Buenas Prácticas relacionadas con el Modelo de Atención Integral y Centrada en la Persona (AICP).

Entre las 80 candidaturas que se presentaron para esta nueva edición, se premiaron con 6 galardones dentro de las diferentes categorías, cinco de ellas elegidas por un jurado experto e independiente y una sexta resultado de la votación popular (Bases Premios 2022).

El fallo y entrega de estos V Premios a las mejores Buenas Prácticas relacionadas con el Modelo AICP tuvo lugar el jueves 3 de noviembre de 2022 en la Casa Encendida de Madrid.

Fue una Jornada dividida en dos grandes sesiones, por la mañana los Conversatorios sobre la transformación del Modelo de Cuidados de Larga Duración en el Marco de la AICP, le siguió por la tarde, la Ceremonia de entrega de estos V Premios a las mejores Buenas Prácticas relacionadas con el Modelo AICP, presidida por el Secretario de Estado de Derechos Sociales, finalizando con la celebración del 12 Aniversario de la Fundación Pilares.

Desde La Asociación Cicerón, estamos muy orgullosos del premio otorgado por el jurado, por tantos años de trabajo y esfuerzo, haciendo posible que muchas personas mayores tengan una atención de calidad manteniendo su identidad, sus hábitos y sus vínculos, en centros o viviendas similares a su hogar. La Fundación Pilares además de ser amigos y compañeros de viaje en este modo de entender el acompañamiento a los mayores, son el gran referente en España de la Atención Integral Centrada en la Persona, imprescindible para posibilitar la transformación de los centros en entornos más amables, hogareños y humanos.

VÍDEO

 

Madrid a 3 de noviembre de 2022. Fundación Pilares. Casa Encendida.

En nombre de las personas que conformamos la Asociación Cicerón, doy las gracias al jurado de la Fundación Pilares que ha valorado nuestras prácticas, “VIVIENDAS PARA MAYORES O PEQUEÑAS RESIDENCIAS-HOGAR” merecedoras de este premio en la categoría de trabajo comunitario y participación social.

Iniciamos el proyecto en el año 1982. Hace ya 40 años. Su planificación fue relativamente sencilla.

En complicidad con las personas mayores de Torrijos se ideó una Vivienda similar a sus casas, que tuviera un ambiente y funcionamiento a modo de hogar, con habitaciones individuales y espacios compartidos para que sirviera de alojamiento y convivencia a este grupo de 12 personas, quienes se ocuparían de la gestión directa de la misma.

Lo complejo vino después, cuando tuvimos que convertir esa idea en acciones prácticas del día a día.

Aparecieron obstáculos materiales tales como que “los viejos no tenían crédito bancario”.

U otras resistencias ideológicas al modelo, cuando se decía que “esa casa funciona como una comuna…” Nosotros sonreíamos orgullosos porque era ese uno de los objetivos que nos planteábamos.

Obstáculos y resistencias que pudieron ser superados gracias a la participación de entidades públicas y muchas personas intervinientes en este proyecto. Entre éstas, Baldomera que durante 25 años trabajó en la Vivienda poniendo en práctica esta filosofía de vida. Ahora, nos vemos reconfortados porque ha decidido volver a ella como conviviente. (hoy me acompaña en la recogida del premio en su nombre sus hijas Tere y Estrella).

Ahora está de moda y así lo recogen algunas normativas, conceptos teóricos como “principio de autonomía” para resignificar el derecho a la libre elección de las personas.

Me pregunto si este principio estaría en consonancia con el hecho de trasladar a los viejos de su entorno natural a centros residenciales alejados de su lugar de nacimiento cuando precisan ayudas, si lo que verdaderamente desean es seguir viviendo en su casa o en su pueblo, donde han construido sus vínculos, y tal vez es donde desean morir.

Cuando se planifican dispositivos de apoyo, también es frecuente referir el enfoque de “atención centrada en la persona”, remarcando que todas las acciones deben ser realizadas poniendo los intereses y deseos de las personas en primer lugar, anteponiéndolos a la organización, los servicios o la economía.

Y de nuevo, me interrogo si aplicar este nuevo modelo para la atención gerontológica, es acorde a disponer de habitaciones dobles a compartir por los residentes en esos centros residenciales.

Actualmente, la Asociación Cicerón continúa promoviendo proyectos alternativos a la institucionalización de las personas, estando inmersos en el Programa de Apoyo a las 157 Viviendas de Mayores en Castilla-La Mancha que subvenciona la Dirección General de Mayores para reforzar y potenciar este modelo de atención centrada en el vínculo con las personas, sus grupos de pertenencia y su propia comunidad que facilita envejecer en su pueblo o entorno.

Después de 40 años, me complace enormemente formar parte de un grupo de amigos y amigas de distintas edades, algunos aquí presentes, que continuamos trabajamos por estos ideales, alrededor de Cicerón juntos superaremos los nuevos retos que se presentan .

Muchas gracias.

Esteban Merchán Maroto

 

201 Veces visto