El pasado día 21 de diciembre de 2013, celebramos en Torrijos la llegada de la Navidad, con la asistencia de residentes, familiares y otros socios, así como del Presidente de la Asociación Cicerón, Adrian González Flores, quien nos trajo la mejor buena nueva:La Consejería de sanidad y Asuntos Sociales ha ingresado en la cuenta de Cicerón la cantidad adeudada por ejecución de obras de reforma de la planta baja por un importe de 45.000 €.  Además, se ha ingresado el 66% del Convenio de colaboración con la Consejería que tiene un montante global de 28.000 €. Todos nos felicitamos por esta noticia que supone una gran tranquilidad para Cicerón. Y deseamos que este camino emprendido por la Consejería con la gestión realizada de la Dirección General de Atención a Mayores, Personas con Discapacidad y Dependientes, se vea continuado con el mantenimiento del Convenio para el próximo año 2014.

Leer Mas


La Agencia tributaria de Castilla La-Mancha reconoce a la Asociación Cicerón, Organización No Gubernamental Sin Ánimo de Lucro, como ENTIDAD DE CARÁCTER SOCIAL, según lo previsto en la Ley 37/1992. Reconocimiento entidad de carácter social

Leer Mas


Al poco, llegó Sancho a la puerta de la mancha. Eran las 13:57 horas. En el pueblo había mucha algarabía. Era día de fiesta, de mercado y de manifestación. Sancho fué preguntando a las gentes del lugar por Don Quijote y nadie sabía su paradero. Buscóle desde la mañana a la tarde. En este tiempo encontró a gentes que le conocieron en el mercado y le narraron sus aventuras y desventuras. Otros, los pastores, se preguntaban si iba Sancho a poder remediar los males de Don Quijote. Iba pasado el día, se aventuraba la noche y aún había mucha incertidumbre. Vacilante, se acercó Sancho al lugar de morada de Don Quijote pero no recibió explicación alguna. Romántico, Sancho, salió a las eras a respirar aire puro y observar el anochecer para inspiración de las desconocidas andanzas que debiera emprender con Don Quijote. Buscó fuerzas para su misión.

El encuentro entre Sancho y Don Quijote se produjo bien entrada la noche. Estaba muy oscuro. La morada era grande y desolada. Hacía frío de invierno. El ambiente estaba escarchado. Don Quijote entre sueños, saludó a Sancho y le dijo: ahora vamos a dormir, échate a mi lado, hazme compañía y sueña conmigo que mañana empezaremos una aventura. Fue una noche angustiosa, inquietante y pesarosa cuando observó  Sancho la armadura y las cinchas de Rocinante colgando junto al  catre de Don Quijote.

Durmió feliz Don Quijote aquella noche y no Sancho que estuvo inquieto y desatalentado con pesadillas y con extraños sueños. Fue una noche angustiosa, inquietante y pesarosa motivada por la descompuesta armadura que observó Sancho junto al  catre donde dormía Don Quijote.

Leer Mas


Vino Alonso Quijano a asentarse en la Villa de Tembleque en el año 2003, atraído por la venta de lana y la trashumancia que se daba en el pueblo.

Encontró posada durante estos años, aunque no tuvo la oportunidad de deambular por las tierras manchegas hasta que pasados cuatro años compró caballo y armadura nueva para salir a cabalgar pero tropezó y tuvo que ser cuidado durante largos años que transcurrieron ideando y soñando la partida.

Recibió cobijo, fue alimentado y bien cuidado pero no se le volvió a ver en el mercado. En el trascurrir de los años fue cambiando y transformándose. Le visitaban las gentes del lugar que escuchaban sus delirios entremezclados con sus deseos. A veces parecía cuerdo y otras, trastornado.

Le apodaron “Don Quijote” porque siempre estaba queriendo ponerse el quijote de su armadura entre las piernas para cabalgar libre por los pueblos manchegos en busca de su amor, pero ya le costaba caminar. En esto que mandó aviso para que buscaran un escudero que le acompañara en las andanzas que quería emprender, para explicarle sus ideas y justificar sus acciones.

Encontró al fin a un labrador llamado Sancho Panza, común y corriente, sencillo y pedestre que vivía sereno y apacible en su pueblo natal que accedió al fin a acompañarlo, comprendiendo los deseos de Don Quijote. Así, en los días que corren, dio comienzo en la Villa de Tembleque, una nueva historia protagonizada por Don Quijote y Sancho.

El filósofo francés Michel Foucault describe a Don Quijote como: «un largo y fino gráfico: una letra escapada de las páginas abiertas de un libro…»

Leer Mas


10 de enero de 2013. El Alcalde de Tembleque, D. Jesús Fernández Clemente y el Presidente de la Asociación Cicerón, D. Javier Paz Simón firman el contrato para la gestión de la Residencia para mayores “San Bartolomé”. Es una pequeña unidad de alojamiento y convivencia de 24 personas. POR VEZ PRIMERA, EN 30 AÑOS DE HISTORIA DE CICERÓN, SALE DE SU ENTORNO HABITUAL EN TORRIJOS PARA EXTENDER SU MODELO CON LA METÁFORA DE LAS 13:57 SOBRE LAS 14:00 HORAS.

Leer Mas